Saltear al contenido principal
¿Cómo Ser Feliz Sin “ser Feliz”?

¿Cómo ser feliz sin “ser feliz”?

¡Qué maravilloso ser felices y comer perdices! Todo el mundo habla de ser feliz, las grandes empresas, los coachs, los profesionales del bienestar… Hasta existen las digestiones felices. Pero, ¿y la tristeza? ¿Dónde ha quedado? ¿Quién habla de ella? ¿Ha pasado a ser un lujo el decir que uno se siente triste? A dónde nos lleva esta oda a la “felicidad” ¿Mantenemos la libertad para sentirnos como nos sentimos? ¿Podemos ser felices sin ser “felices”? ¿O no hay derecho a no ser “feliz”? Incluso yendo un paso más allá, ¿podemos ser felices sin dar espacio a nuestra vida lo que sentimos tal y como es, más allá de ser o no feliz?

Más allá de “ser feliz”: ser consciente.

¿Qué ocurre cuando uno está sumido en un estado emocional, que no reconoce como suyo? ¿Qué ocurre cuando todo la mierda que llevamos ignorando durante tanto tiempo sale a flote y salta por los aires? ¿Qué podemos hacer entonces? ¿Sirven entonces los 10 consejos para ser feliz? ¿O sólo crean aún mayor frustración y culpabilidad?

Crear una falsa coraza de felicidad superficial, en la que vivir evitando el contacto con nuestras profundidades, no es otra cosa que seguir ignorando esas partes de nosotros que duelen, que escuecen, que no nos gustan, pero que tarde o temprano terminan por aflorar a la superficie, en forma de ansiedad, depresión o algún síntoma físico.

Para. Toma consciencia de tu “malestar”, de aquello que sientes, de los vestigios de todo lo vivido, que incluyen aquellos recuerdos que pasaron al olvido y se quedaron cristalizados en tu cuerpo en forma de sensaciones, no pudiendo ser integrados. Tomar consciencia de ellos esta vez no para volverlos a sufrir, sino crear paz y aceptación, en torno a ellos. Cerrar esas viejas heridas que no te dejan avanzar.

¿Felicidad, facilidad o consciencia?

Ser consciente de tu mierda puede que te haga ser menos “feliz”, pero más cerca de la solución real, de poner orden en tu interior y por tanto de tu bienestar pleno. Así que deja de ignorar tu mierda, porque eso no hace que desaparezca. Que no la muestres no significa que no huela.

Mirarla y ser consciente de ella, es el único camino. Sí sé que no es HAPPY. Pero es la única forma de  poder hacerte cargo de ella y decidir si haces o no abono, para plantar tu semilla de la que realmente pueda crecer algo provechoso.

No nos engañemos, el camino fácil lleva seguro a la facilidad, pero no lo confundas con la felicidad. Te invito a tomar el camino de la consciencia, que te permita vivir una vida consciente. Honestamente no sé si de felicidad, pero seguro que de escucha, coherencia, equilibrio y serenidad contigo mismo.

 

Pide tu cita:

Si te sientes identificado y consideras que podría ayudarte, no esperes más y pide tu consulta AQUí o escríbeme a irene@bienestarpleno.es

Comienza tu terapia de forma presencial en Barcelona, u online, desde casa por videoconferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 17 =

Volver arriba