Saltear al contenido principal

Música y emoción, al son de la aceptación.

Música y emociones

Una lágrima que cae por la mejilla al ritmo de una melodía de fondo. Esa sonrisa que nace del estribillo de una canción. Sacar la rabia acumulada o sentir la fuerza necesaria para salir adelante, con solo un par de notas… Ese es el poder real de la música, el que no se escribe en partituras, pero que es capaz de ser leído por el corazón y queda grabado en nuestro  interior.

Continuar leyendo

Mindfulness y alimentación: Mi relación con la comida

Mindfulness Alimentación consciente

Vivimos en una sociedad sumida en el hacer, en la carrera a contrareloj de la multitarea. Continuamente pegados al móvil, la televisión, la radio, la agenda, el ordenador…. Y siempre corriendo, en piloto automático, sin consciencia de lo que hacemos, ni de lo que sentimos y/o necesitamos. Este estilo de vida es extrapolable a nuestro patrón de alimentición. Comemos sin parar y sin detenernos en lo que metemos en nuestra boca. Utilizamos la comida prar llenar aquellos vacíos que nos produce esta falta de equilibrio. Una insatisfacción vital, que se ha normalizado socialmente, pero que de algún modo necesitamos regular.

Continuar leyendo

¿Cómo puedo gestionar mi rabia?

Rabia-educación-emocional

Todos tenemos unas emociones básicas que desarrollamos en los primeros años de vida: la alegría, el miedo, la rabia, la tristeza, la sorpresa y el asco. Todas ellas tienen funciones muy importantes en la vida. Son un pack de herramientas seleccionado específicamente para nuestra supervivencia como especie. Sin embargo, la sociedad tiende a etiquetarlas como “positivas” y “negativas”. A medida que crecemos aprendemos según nuestro entorno, que algunas está bien sentirlas pero otras no están permitidas y aprendemos bloquearlas. En estos días me he dado cuenta de que para mí, una de ellas es la rabia. Por eso he decidido escribirle esta carta para reconciliarnos y decirle que a partir de ahora quiero a la leona que llevo dentro.

Querida Rabia, 

Te escribo porque hoy me he dado cuenta de que hace mucho tiempo te expulsé de mi vida.

Continuar leyendo
Volver arriba