Saltear al contenido principal

Beneficios Mindfulness: Atención al momento presente

Aprender mindfulness

Práctica de atención a la respiración:

Durante la última sesión nos adentramos en la práctica de la atención plena a través de la respiración, respondiendo desde la experiencia a la pregunta habitual ¿Qué es Mindfulness?. Durante la práctica conectamos con nuestro cuerpo y con las sensaciones que nos ofrecía el entorno exterior (el contacto con el cesped, la brisa en nuestra piel…).

Continuar leyendo

¿Qué hacer cuando me siento mal?

Desde las profundidades de uno mismo

Hoy os escribo desde mis profundidades. Esos momentos en los que las aguas están turbulentas, haciendo que el mar se vea turbio, sin sentido, sin dirección. Arrastrando todo lo que encuentran por su paso hasta romper con las rocas, que con la serenidad de llevar años ahí, inamovibles, se dejan sacudir. Acogiendo cada ola con la misma amabilidad y aceptación que cuando sus aguas cristalinas y tranquilas las acarician. Sabiendo que hasta que no pase el temporal no pueden cambiar nada, solo acompañar. Recordándole con su saber estar que el temporal no son las aguas, ni tampoco el mar, sino una forma de estar. Pues al igual que viene, el temporal se va.

Continuar leyendo

¿Quién soy? Identidades que asfixian

Identidades que asifixian

Tienes mucho que dar. Sí, ¡Tú! Mucho que dar a la vida y la vida mucho que darte. Solo necesitas abrirte al mundo, sin tapujos. Mostrarte tal como eres y conectar contigo, con los otros, con el momento presente, aquí y ahora. Porque así, tal y como eres, sin que tengas que hacer nada, vales mucho y eres digno de ser amado. Amar y ser amado, el propósito para el que todos hemos venido aquí, a este mundo tan confuso y tan sencillo al mismo tiempo.

Continuar leyendo

Mindfulness y alimentación: Mi relación con la comida

Mindfulness Alimentación consciente

Vivimos en una sociedad sumida en el hacer, en la carrera a contrareloj de la multitarea. Continuamente pegados al móvil, la televisión, la radio, la agenda, el ordenador…. Y siempre corriendo, en piloto automático, sin consciencia de lo que hacemos, ni de lo que sentimos y/o necesitamos. Este estilo de vida es extrapolable a nuestro patrón de alimentición. Comemos sin parar y sin detenernos en lo que metemos en nuestra boca. Utilizamos la comida prar llenar aquellos vacíos que nos produce esta falta de equilibrio. Una insatisfacción vital, que se ha normalizado socialmente, pero que de algún modo necesitamos regular.

Continuar leyendo
Volver arriba